Wondercat o el gato subsidiado por el estado: no lo molesten