Y ahora, para ponerle un poco de onda

Sí, ya sé lectores; tiene demasiado de Noumenoides. Pero pueden dejar ese apunte de Husserl de lado y darle duro al escorzo más divertido de ésta fútil vivencia…